A 3 meses para entrada en vigor del matrimonio igualitario, Costa Rica se prepara para el «Sí acepto»

De hoy en tres meses exactamente el matrimonio igualitario será una realidad en el país. Los 18 meses que Sala Constitucional brindó para que Costa Rica «aceptase» esta nueva realidad, están próximos a vencer y por ello desde hace algunas semanas diferentes agrupaciones de personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, intersex, queer y plus (LGBTIQ+) han trabajado en la campaña «Sí Acepto» para explicarle al país qué es lo que cambiará a partir del próximo 26 de mayo.

Recordemos que el 9 de enero del 2018 la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) respondió a una opinión consultiva presentada por el gobierno costarricense y ordenó que el país garantizase el acceso de la población LGBTIQ+ «a todas las figuras ya existentes en los ordenamientos jurídicos internos, incluyendo el derecho al matrimonio, para asegurar la protección de todos los derechos de las familias conformadas por parejas del mismo sexo”.

Este fallo provocó que, tras casi ocho meses de deliberación, la Sala Constitucional ordenase a la Asamblea Legislativa aprobar la legislación necesaria para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en un plazo máximo de 18 meses, o de lo contrario acataría de forma directa lo estipulado por la Corte, legalizando el matrimonio igualitario en el país.

Han pasado ya 15meses desde que se dictaminó la fecha correspondiente, pues el 26 de noviembre de 2018 se hizo pública la sentencia completa de la Sala y, como aún la Asamblea Legislativa no ha hecho nada por cumplir ese mandato y ni siquiera parece tenerlo en agenda para futuro, el país sigue su cuenta regresiva, acercándose cada vez más a la fecha señalada.

Por ello, y para preparar a Costa Rica para este nuevo cambio social, legal y cultural es que diversidad de organizaciones LGBTIQ+ de todo el país se unieron en el Movimiento Matrimonio Civil Igualitario, una iniciativa que mediante la campaña «Sí Acepto», busca que la ciudadanía se prepare para el cambio que viene.

Así nos lo expresó en una entrevista concedida a Delfino.cr, el activista y vocero del Movimiento, Alejandro Zúñiga:

El objetivo de la campaña es promover en la población los valores que siempre hemos tenido como costarricenses: el respeto, la igualdad, el amor por la familia, la convivencia solidaria… todos esos valores que nos caracterizan y que es importante que toda la población sienta como propio. La campaña trata de fomentar esos valores con alcance nacional, mostrándonos historias reales de personas que a través de sus testimonios de amor y de aceptación, abrazaron a sus familiares LGTBIQ+ y como otras familias pueden a través de estos ejemplos tan bonitos y tan llenos de amor, trasladarlo a sus familias si es que están viviendo algo parecido».

 La idea de que muchas organizaciones LGBTIQ+ se unieran en un solo movimiento surgió a partir de la polarización que se generó en el país a partir del fallo de la Corte el año pasado.

Es difícil olvidar noticias como la que el Semanario Universidad publicó en febrero pasado, cuando reportó que organizaciones como el Frente por los Derechos Igualitarios (FDI) reportaban un «preocupante» aumento de los ataques a personas LGBTIQ+ a partir del fallo de la Corte. En ese momento el medio universitario aseguró «que del 4 al 21 de febrero (el FDI) logró registrar 22 casos de agresiones causadas por la orientación sexual de las víctimas (…) estas agresiones incluyeron insultos, improperios, actos de violencia física y amenazas de muerte» contra personas sexualmente diversas, en todo el país.

Por ello, y ante esta situación, muchos activistas LGBTIQ+ decidieron «dejar atrás nuestras diferencias y unirnos como un bloque» para allanar el camino que falta hasta mayo.

Durante el proceso de trabajo del Movimiento Matrimonio Civil Igualitario, las 36 organizaciones civiles LGBTIQ+ que lo componen lograron contacto con más de 10 empresas a nivel nacional, así como con múltiples personas voluntarias para crear la campaña «Sí Acepto», una iniciativa que busca que la población costarricense «acepte» y comprenda la realidad que arrancará dentro de tres meses.

Ahora bien ¿por qué enfocar una campaña en aceptar? Es decir, a partir del próximo 26 de mayo el matrimonio será legal porque así lo estipula el ordenamiento jurídico costarricense que aprobó acatar las resoluciones de la Corte IDH. ¿Por qué entonces abogar porque el resto de la población «acepte»?

Zúñiga asegura que:

Todo cambio social que está apegado además a un cambio legal, siempre va a traer dificultad para algunas personas para apropiarse de la ley. Legalmente ya está aprobado el matrimonio igualitario pero eso no quiere decir que en la mente de las personas esté aprobado. Por eso la campaña lo que busca es alcanzar ese respeto y aceptación, a partir de una frase tan simbólica como lo es la que uno dice a esa persona que ama y que con eso sella el compromiso. Esto es un juego de palabras que refiere a que se acepta todo el cambio cultural que esto implica».

Es con base en este precepto que la campaña se ha dirigido a la población que está «aún indecisa» sobre si apoyar el matrimonio igualitario o no. Zúñiga asegura que son conscientes de que hay muchas personas y familias que nunca van a cambiar de opinión respecto al tema pero señala que es necesario hablar «para que se comprenda que este es un asunto de igualdad»:

No se está pretendiendo tener un derecho que las demás personas no tienen, se está pretendiendo tener el mismo derecho y eso es lo que la gente va comprendiendo cuando hablamos del tema».

El activista agrega que en este momento y para evitar agresiones como las que se reportaron el año pasado, la población heterosexual es «al público al que más hay que llegar. Ese que tal vez esté indeciso sobre si acepta o no y que tiene algún problema con que se legalice la figura del matrimonio igualitario»:

No bastaba con que la Sala nos dijera que la prohibición al matrimonio igualitario queda vetado a partir de mayo de 2020, nosotros sabíamos que eso no iba a hacer algo armonioso y por ello consideramos que para una entrada armoniosa del matrimonio civil igualitario dentro de nuestra sociedad era necesarísima la campaña y hablar a los corazones de las personas para hacerle entender a la gente que estas familias son reales y las personas LGBTIQ+ somos reales, con los mismos intereses y las mismas aspiraciones y era bueno y necesario mostrarlo, desde el amor, desde el respeto y desde la aceptación».

La campaña es de alcance nacional a través de medios de comunicación masiva y tiene presencia en vallas publicitarias  que usted posiblemente ya haya visto, así como en redes sociales.

Además, y algo que Zúñiga asegura que no se había visto antes en movimientos de este tipo, la campaña está llevando una serie de talleres a diferentes comunidades del país para hablar sobre el tema directamente con la gente y atender a sus consultas de manera directa.

Estos talleres hablan de tópicos como los derechos humanos y los cambios que sucederán en Costa Rica a partir de mayo. El objetivo es «que se haga eco» y que se cree una red de apoyo, donde la población de todo el país tenga a quién acudir en caso de que se enfrente a algún problema o caso de agresión homófoba.

En esta línea, «Sí Acepto» ya ha realizado foros en diversas zonas como la provincia Guanacaste, en Puntarenas en el cantón de Aguirre y también en la Zona Norte, en diversas comunidades de San Carlos.

Quienes estén interesados llevar estos talleres a sus comunidades, pueden contactar a Sí Acepto en su página web o por medio de sus redes sociales.

Camino pedregoso

Alejandro Zúñiga asegura que la campaña ha recibido una respuesta bastante positiva de parte de la población en general pues incluso, estaban preparados para un mayor rechazo por parte de la ciudadanía, ya que el camino que ha tenido que recorrer la lucha en pro de los de derechos de la población LGBTIQ+, no ha sido nada sencilla y una piedra más era esperable:

El camino que se ha tenido que recorrer ha sido pedregoso, hemos enfrentado mucho rechazo por parte de partidos y grupos políticos conservadores y de muchas personas que apoyan a estos grupos y que no creen en la igualdad de derechos a este nivel».

Como ejemplo para sustentar esa afirmación, Zúñiga menciona el proyecto que la fracción legislativa de la Unidad Social Cristiana (PUSC) iba a presentar el pasado mes de setiembre y con el que se proponía aprobar las uniones civiles entre personas del mismo sexo, en lugar de la figura del matrimonio. Dicho proyecto, que fue desechado en la Asamblea, es solo una de las «piedras» que el Movimiento espera que puedan llegar de aquí a mayo del año siguiente.

Sin embargo, el grupo no pierde el impulso de seguir trabajando en este proyecto que, consideran, marcará un avance en el manejo del tema de los derechos humanos de nuestro país:

A partir de ese momento (del 26 de mayo de 2020) Costa Rica le gritará al mundo que su actuar es acorde a lo que se promueve a nivel internacional. Vamos a despertar ese día siendo una sociedad más inclusiva, respetuosa de todos los derechos de todas las personas y este es un paso importantísimo que marcará un antes y un después en nuestra forma de tratar los derechos humanos. El cambio vendrá y vendrá para bien porque solamente puede ser mejor una sociedad que dé todos los derechos a todos por igual».

De hoy en tres meses el matrimonio igualitario será una realidad en el país. Mientras tanto el «Sí Acepto» que algunos no tienen más remedio que acatar, sigue avanzando y contando días en calendario.

Extraido de: http://delfino.cr/2019/11/a-6-meses-para-entrada-en-vigor-del-matrimonio-igualitario-costa-rica-se-prepara-para-el-si-acepto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *